miércoles, abril 25, 2007

“Esa extraña connivencia”

Dos abogados acusadores y uno de la defensa coordinan sus estrategias en un restaurante
NACHO PARA
Vaya, vaya: representantes de las víctimas y de sus supuestos verdugos coordinando movimientos. Minutos después de la comparecencia como testigos de tres etarras en el juicio del 11-M, dos abogados acusadores y uno de la defensa repasan, en un restaurante, su estrategia común. "Tú que te conoces mejor el sumario, ¿puedes hacer esta pregunta mañana?", propone Manuela Rubio, acusadora de la AVT, a José Luis Abascal, defensor de dos presuntos terroristas, Jamal Zugam y Basel Gahlyun. La respuesta resulta imperceptible entre el chasquido de los cubiertos. Lo siguiente que se escucha es la risotada de otro letrado de la AVT, Juan Carlos Rodríguez, y su frase: "Ahora dirán otra vez que la teoría de la conspiración ha muerto".
La fábula de la conspiración etarra es, desde luego, una hipótesis moribunda, pero ayer demostró que estaba lo suficiente viva como para levantarse y, acto seguido, precipitarse al abismo del ridículo. "Se olvidó venir a esta payasada con nariz roja y zapatones", ironizó en los pasillos el letrado Gonzalo Boyé, de la acusación particular. "Ya sólo les queda citar a Chiquito", masculló una víctima al término de la sesión matinal. Ayer, ni los propios etarras pudieron aguantarse la risa. Y no era su risa habitual, chulesca y malencarada. Era una risa perpleja ante preguntas como: "¿Señor Irkus Badillo, ha viajado usted alguna vez a Irak?" "¿Señor Henry Parot, ETA ha entrenado en campos de Hezbolá?
¿Era este el gran día de los conspiranoides? ¿Qué esperaban oír de labios de los etarras citados por ellos mismos? ¿Buscaban aclarar algo de la manida verdad o sólo carnaza para alimentar titulares incendiarios, mentes freakies y tertulias fundamentalistas? Si los etarras niegan toda relación con la yihad y el exdirector general de la policía del PP, Agustín Díaz de Mera, tira la piedra y esconde la mano, habla en la radio y calla ante el juez, ¿de dónde esperan sacar las pruebas?
Está claro de dónde. Ayer declaró como testigo la ciudadana Carolina Folgueira, quien aseguró haberse topado con los etarras Harriet Aguirre, Maite Aranalde y Josune Oña. Fue el 12-M, en el Metro, cuando se dirigía a la manifestación Contra el terrorismo y con la Constitución, organizada por el PP y con el dedo acusador dirigido a ETA. La testigo recuerda que la mujer que creyó identificar como la etarra Oña se rió al ver su lazo negro de duelo. Luego, la vio preguntar algo a un policía local. Otro testigo dijo hace unos días haber visto a la citada etarra el mismo 11-M, también en el metro, y se fijó en ella porque intervino para apaciguar a los viajeros que recriminaban a unos músicos ambulantes por seguir tocando y no respetar el duelo.

Una etarra boba
¿Qué hacía Josune Oña dando vueltas por el metro el mismo día y al día siguiente del atentado, hablando con los policías, riéndose de los demás y llamando la atención? ¿Es que los etarras son bobos? ¿Por qué todavía algunos no quieren creer que ETA negó el 12-M su participación en el atentado? ¿Por qué no aceptan la evidencia de que la relación entre el terrorismo vasco y el islamista está pespunteada con el embuste? ¿No es suficiente la explicación de que los ejemplares de los diarios Gara y Berria, hallados en las celdas de yihadistas en las prisiones de Zaragoza y Córdoba, simplemente se usaran como manteles? Poca prueba para tamaña teoría.
Todo vale para establecer relaciones espurias con el terrorismo vasco. Y ahora que se agotan las vías, lo mismo caen en la cuenta de que las palabras que más aparecen en el sumario son furgon-ETA, prof-ETA y tarj-ETA. Menudo filón. Quizás sea el único que les quede ahora que saben que Parot no facilitó la fórmula secreta de la cloratita al fundamentalista Abdelkrim Bensmail, ni viceversa. ¿Cuántos agujeros negros podrían atribuirse a la teoría conspiranoide si fuese la tesis oficial? Oficial o alternativa, la teoría en sí es un gran agujero negro poblado por peones negros.

Visto en: escolar.net
Noticia original: elperiodico.com
Información complementaria: peongris.blogspot.com, Bermúdez lo sabe

3 comentarios:

Lorenzo dijo...

La teoría conspiroparanoidea está ya desinflada. El primer síntoma lo ha dado el PP que desde su característica desvergüenza ya no habla del tema.Saben la que se les va a venir encima. El segundo es el alejamiento del voceras Luis del Pino del grupo Peones Negros, siguiendo instrucciones del PP.
Solo queda que se dicte sentencia, que acataremos los ciudadanos conscientes del montaje por parte de Aznar, Acebes,Zaplana y Rajoy, y veremos como del tema poco se hablará. Ahora bien, no estaría mal que la justicia exigiese responsabilidades a los personajes creadores de la teoría conspiradora. Mucho me temo que eso es mucho pedir en un país como España.

Blanca dijo...

Pues sí, porque tal parece que las personas honradas tienen menos crédito en este pobre país nuestro que los indignos dueños de medios de comunicación que han amplificado las mentiras y delirios de políticos de la peor calaña.

Ni a los unos ni a los otros se les pedirán cuentas, otro atentado contra la justicia y el sentido común de la gente de bien.

Carolus Primus dijo...

Pero muchos siguen creyendo que hay leche suficiente para seguir mamando de tETA. Mala si que és, la leche.