miércoles, diciembre 06, 2006

Maniobras orquestales en la oscuridad

Información procedente de EL PAÍS:

El auto del juez Juan del Olmo hecho público anoche sobre la trama policial que urdió el montaje sobre el 11-M recoge el resultado del seguimiento que se hizo a los policías implicados y sus conversaciones con un periodista del diario que dirige Pedro J. Ramírez.

El auto judicial detalla las conversaciones mantenidas "entre un periodista de El Mundo y el policía Celestino Rivera", que precisamente ayer intentó suicidarse en los calabozos de la Audiencia Nacional, después de ingerir el contenido de un tubo de pastillas que tenía consigo al padecer una dolencia cardiaca.

El Mundo (periodista a policía, 24 de noviembre). "Lo tengo a puntito. Para no quemar la manifestación del sábado [de la Asociación de Víctimas del Terrorismo contra el Gobierno por el proceso para el fin del terrorismo de ETA], quiero que sea para el lunes".

El Mundo (28 de noviembre). "¿Qué ocurrió al final con lo de ayer?".

Policía. "No es positivo"

El Mundo. Mucho mejor, el tema ya lo tiene el sheriff. El material ya lo tiene el jefe y lo está leyendo. Te informaré cuando sepa algo.

El Mundo (29 de noviembre). "La vamos a liar". "Mañana vamos a hacer mucho ruido. ¿Lo está investigando la Brigada?".

Policía. "Me han comentado que está archivado. ¿Va mañana en primera?".

El Mundo. "Si, y a to trapo, metiendo mucho ruido".

Policía a Policía (Celestino Rivera a Antonio Jesús Parrilla). "En primera, mañana".

El Mundo publica el 30 de noviembre una información sobre el caso en su primera página que decía lo siguiente: "Investigan una trama policial por traficar con Goma 2 ECO en Madrid. Entre los supuestos implicados figura un agente que estaba en la comisaría de Vallecas la noche en que apareció la mochila sobre la que se sustenta la versión oficial del 11-M. Las pesquisas tienen su origen en la fallida entrega en agosto de 5 kilos de Goma 2 conectados a detonadores en un parque de Leganés próximo al piso donde murieron los islamistas".

El Mundo (30 de noviembre). "¿Qué tal todo?".

Policía. "Fenomenal. Un diez".

El Mundo. ¿Podemos hablar?

Policía. No.

Estas conversaciones, según explica el auto del juez Del Olmo, se graban como consecuencia del seguimiento de uno de los policías implicados en los hechos, Celestino Rivera. "Los investigadores policiales, de la investigación del teléfono de Rivera determinan que el policía mantiene una relación constante con el periodista del diario El Mundo y que están teniendo contactos para preparar una información que ha de salir en el diario El Mundo en algunos días relativa al asunto de los explosivos intervenidos el 15 de agosto de 2006".

El seguimiento permite averiguar a los investigadores de la policía que el 27 de noviembre, el periodista y el policía se citan en un bar situado en la calle del Doctor Esquerdo. "Los agentes observaron que en una de las mesas del establecimiento se encontraban sentados los dos policías con el periodista y encima de la mesa se podían ver varios documentos aunque sin distinguir lo que había escrito en ellos. Una vez terminada la reunión, uno de los policías y el periodista abandonaron juntos el lugar mientras que el tercero lo hizo solo a bordo de un coche camuflado de la policía".

5 comentarios:

Raúl Pleguezuelo dijo...

Esperto que la justicia haga su trabajo y le pare los pies a este golpista disfrazado de periodista.
En su panfleto sigue manipulando y dandole la vuelta a la noticia.

Saludos.

192muertos-192mentiras dijo...

Hay alguna cosa inquietante en todo esto: parece ser (corríjanme si me equivoco) que uno de los polis investigados participaba en las labores de seguimiento de uno de los supuestos autores del atentado del 11 M, seguimiento que dejó de realizarse pocos días antes de que se cometiera el atentado. Ese mismo policía participó en los primeros interrogatorios de Trashorras y (según se dice) ha venido filtrando información a el inMundo de PedrOjete desde entonces, intentado relacionar el 11 M con ETA, que es justo lo que estuvo haciendo el gobierno de Aznar, con Acebes de ministro del interior, los días posteriores al 11 M... La película está servida.

Anónimo dijo...

También es muy raro lo del intento de suicidio de uno de los policias.

Es una historia que se repite , ya se ha dado en varias ocasiones ,que alguien se ha suicidado en medio de algún caso obscuro cuando no se quiere que alguien hable.

Félix Soria dijo...

Ya ves, los datos valen cada vez menos. Tu te molestas en recoger las piedras del camino para llegar a la verdad a sabiendas de que ese camino es largo --a veces, inacabable-- y hay quienes siguen empeñados en los latiguillos que amansan y pervierten este país: "parece ser", "los suicidan para que no hablen", "la providencia"... En fin, es más cómodo creer que razonar.

Anónimo dijo...

Oscar (Madrid)
Lo que tienen que hacer Pedro J. y Del Pino es bajarse de esa verdad suprema que defienden a ultranza y reconocer que "a lo mejor" no es verdad y que les han utilizado en beneficio propio quien les daba la informacion.
Y quizá el diario El Pais (J.M. Romero y Ernesto Ekaizer) deberian solicitar una disculpa pública de parte del diario El Mundo por todas las verdades que han ido publicando al respecto, denuncia judicial incluida.
Bravo por el respeto a la noticia de estos dos grandes periodistas del Pais y una cura de humildad a todos aquellos que se han obsesionado con tener razón al precio que sea.