jueves, noviembre 02, 2006

PedrOjete crea escuela

Vean este titular aparecido en el diarío Tribuna de Salamanca el día de hoy:


¡Qué manía les tienen estos socialistas a los salmantinos! ¡les "expolian" el archivo y ahora pretenden que no se laven!

Julián Lago ha llegado a Salamanca. Como ya se anunciaba hace tiempo, Julián Lago es el nuevo director del Tribuna (y van unos cuantos en su corta andadura), un periódico que no leen ni quienes trabajan en él y del que sólo se salvan dos cosas: su diseño y su guía cultural semanal.

Apenas lleva Lago unos días en el periódico, pero ya se empieza a notar su mano. Titulares tendenciosos y amarillistas como el de hoy (todos en al misma dirección política), al estilo de los de JedrOjete en su inMundo diario, pero más burdos, si cabe, no invitan precisamente a que Tribuna de Salamanca se convierta en un periódico de "referencia" en la región castellano–leonesa (como parece ser que pretenden con este "fichaje"), sino más bien todo lo contrario. Lo más a que va a poder aspirar de seguir en esta línea es a convertirse en el periódico de referencia en las plantas recicladoras de basura.

5 comentarios:

imagina dijo...

Julián Lago, junto a Nieves Herrero y Pepe Navarro (seguramente si me esforzara, recordaría más), son la representación más clara, que tengo en mi magín, de periodistas populistas y mercenarios.
La lógica del Julián es clara, si al Pedro “Jetadura”, le funciona, porque no a mí.
Saludos

192muertos-192mentiras dijo...

Imagina, sí, eso debe haber pensado Julián, pero va a tener que aplicarse bien a ello para levantar la tirada del Tribuna.

Muy mal le debía ir para tener que irse a dirigir un periódico de tercera de provincias.

Un saludo.

José Carlos dijo...

¿Pero ese periódico no tenía algo que ver con polígrafos?, vaya otra vez me he perdido.

192muertos-192mentiras dijo...

No, hombre, no. El de los polígrafos era Julián Lago; no consta que se los haya llevado al Tribuna, pero no descarto la posibilidad de que lo haya hecho.

Rosebud dijo...

El diseño de este "periódico" me parece tan infumable como sus contenidos. Y lo mismo puede aplicarse a los otros dos que se editan en Salamanca.