jueves, septiembre 14, 2006

Es hora de ir pensando en cambiar caras en el PP

La actuación Zaplaníl de esta tarde, sumada a las ridículas respuestas dadas en Cuatro por un Rajoy que no se cree ni a sí mismo, deberían hacer reflexionar a las pocas cabezas pensantes que pueda haber en el PP, en el caso de que las hubiera, cosa que dudo.

Zaplana le dice a Rubalcaba que le conteste a él y no a otros... Oiga, moreno, dígame, usted ¿por qué pregunta lo que pregunta esta semana? ¿por inspiración divina o por inspiración Pedrojotesca? Tic, tac, tic, tac...

¿Qué calificativo merece un partido como el PP, que cree más en asesinos que en la justicia? ¿qué calificativo merece quién eleva a los altares a terroristas y pone en duda la labor judicial? ¿Se consideran ustedes a sí mismos demócratas? Pues háganselo mirar, creo que andan confundidos. ¿Están ustedes con Trashorras o con las fuerzas de seguridad? Sería interesante saberlo, para tener bien claro a quién tenemos enfrente.

Rajoy, en su entrevista con Gabilondo, se ha limitado a decir las mismas mentiras de siempre: Irak y el Líbano son la misma cosa, con ellos no había inmigración ilegal, Irak va bien, ellos siempre han estado dispuestos a pactar, ellos siempre han apoyado al gobierno en los asuntos de estado...

Mentiras y más mentiras. Rajoy tiene la desfachatez de presentarse ante Gabilondo y el mundo como un hombre de estado dispuesto a pactar con el gobierno desde el primer momento. Como tenemos memoria y raciocinio (él piensa que no) sabemos que quienes han roto toda posibilidad de diálogo y pacto desde el principio han sido ellos.

Rajoy tiene la desfachatez de afirmar que su partido no se ha dedicado a sembrar dudas sobre la autoría del 11 M ni sobre la intención de esclarecimiento del atentado por parte del actual gobierno. Rajoy vuelve a mentir, todos recordamos muy bien las intervenciones de Zaplana (quien no ha sido bautizado casualmente como "alomojó"), Ignacio del Burgo y el inefable Pujalte.

Haga un favor a este país, señor Rajoy: váyase.

2 comentarios:

ÓsQar dijo...

Con todo y con eso, ayer en la entrevista me dio la impresión de que Rajoy sería un político correcto, incluso un eficaz líder de la oposición, si no estuviera lastrado por esa chusma heredera del aznarismo radical.
Ahora, que no sé si los soporta porque no tiene más remedio, o porque es tan obtuso que no se da cuenta de que su partido se aboca al desastre.

192muertos-192mentiras dijo...

Yo creo que a Rajoy esto de trabajar le gusta más bien poco y deja hacer a sus subalternos. Después él se sube al carro que mejor se lo ponga.

Saludos.