sábado, junio 30, 2007

Los cobardes siempre callan

Fotografía: EL PAIS

Ayer viernes el Tribunal Supremo anuló la sentencia express de la Audiencia Provincial de Madrid sobre el llamado caso Bono. El ex ministro de Defensa fue agredido e insultado durante una de las manifestaciones “centristas” del PP y la AVT. Manifestación que, como hoy desvela EL PAÍS, fue convenientemente calentada por los “centristas” del PP de Madrid, que es lo mismo que decir PP Nacional:
El PP agitó a sus afiliados contra el Gobierno en la marcha en la que se intentó agredir a Bono. El secretario de área de distritos del PP-Madrid, Ángel Garrido, difundió una circular por todas las agrupaciones en la que deslizaba mentiras para agitar a la militancia popular contra el Gobierno. "El motivo [de la manifestación] no es otro que expresar la protesta de la ciudadanía por las excarcelaciones de asesinos etarras, gracias al Código Penal que el Gobierno socialista aprobó y a su incapacidad actual para evitar su salida de las cárceles". En la marcha, los populares impusieron sus gritos: - "¡El 20 de febrero, no a Zapatero!". - "¡Fuera Gobierno asesino, asesino, fuera!". Al ministro José Bono, que marchaba por allí, le gritaron: "¡Asesino, apóstata, defensor de maricones!".

¿Qué ha hecho la tropa ultra popular ante esta sentencia del Tribunal Supremo? Callar como callan los cobardes.

Punto 9 de las leyes de la propaganda nazi:
9.- Regla de la silenciación. A veces hay temas propagandísticos que hay que abandonar porque están en clara contradicción con la realidad de los hechos que se van sucediendo. En estos casos la propaganda no reconoce su error. Se calla sobre aquellos puntos en los que se está débil. Las noticias que favorecen al adversario se disimulan.

Todos recordamos las barbaridades que se dijeron e hicieron desde el PP. Recordamos cómo se acusó al gobierno de Zapatero de “dictadura” y se dijo que la policía actuaba como la gestapo (policía política nazi). Vimos cómo Esperanza Aguirre montaba un show en la Asamblea de Madrid. Pues bien, los exabruptos, calumnias e insultos se han convertido en silencio, en el silencio de los cobardes.

Que el PP es un partido de cobardes nadie puede ponerlo en duda. Actuaron como unos cobardes ante el desastre del Prestige, más ocupados en intentar ocultarlo que en poner la solución al problema. Todos vimos las imágenes de los pescadores limpiando el mar con sus propias manos. Actuaron como unos cobardes intentado dar carpetazo por la vía rápida al accidente del Yakolev en el que murieron 62 militares. Actuaron como unos cobardes mintiendo del 11 al 13 de marzo de 2004, intentado hacernos creer a los españoles y al mundo entero que el atentado del 11 M era obra de ETA.

Estos son los “patriotas” del PP. El patriotismo lo tienen en el bolsillo o en los calcetines con bandera de Aznar. José Bono tiene más razón que un santo cuando afirma “hay patriotas prestos a derribar la patria y quedarse con el solar”

Esperanza Aguirre afirmó que se abriría expediente a los militantes ultras que insultaron y trataron de agredir a Bono si se demostraba que lo insultaron o agredieron. Las imágenes vistas en televisión y en la prensa no dejan lugar a ninguna duda. No sólo no se ha abierto expediente sino que la ultra “liberal” Aguirre llegó a rendirles homenaje en un mitin.

Esta semana, con ocasión del debate sobre el estado de la nación, el señor Rajoy tendrá ocasión de disculparse ante el gobierno por las barbaridades que desde su partido se dijeron sobre esas detenciones. Si no lo hace, dicho debate será la oportunidad para que el PSOE le exija esas disculpas.

Más información:
“Esto fue una infamia conducida por Esperanza Aguirre”, declaraciones de Constantino Méndez, ex delegado del gobierno en Madrid.
“He vivido un calvario por la maldad de esta gente”, declaraciones de Rodolfo Ruiz, ex comisario jefe de la Brigada Provincial de Información de Madrid, absuelto ahora por la sentencia del Supremo.
El caso Bono visto por Martínez Soler.

9 comentarios:

Proust dijo...

¡Qué tropa! Son todos tan buenos que Rajoy , tan inteligente él, no sabe cual elegir de número dos. Por si fuera poco, parió la abuela, vuelve D. Rodrigo.
Lo que pasa, igual que en el mundo al revés, es que había una vez un lobito bueno, al que maltrataban todos los corderos...Este es el PP, castigado bajo una policía nazi,a las órdenes del malvado Zapatero, aliado de ETA, que los confina en campos de exterminio, ya veis a Doña Esperanza, que hasta lloró el otro día, delante de su maridito (" No te fíes de lamentos y suspiros/ no te fíes cuando llore una mujer/ la que es mala con sus lágrimas te engaña/ la que es buena, cuando llora no la ves")Fue la que comparó a los policías absueltos con la Gestapo.La misma que en el caso Lamela dijo que le tenían que hacer un monumento al desastroso consejero de la sanidad madrileña. El concepto que ella tiene de los liberales peperos,por inútiles que sean, en una hornacina, venerados como santos por los pobres mortales, que sin embargo la aupan fanáticamente, a la presidencia de la comunidad, que ella convierte en república independiente, de facto.
Acebes ha estado hoy sembrado. Pretende que el Gobierno pida perdón a los militantes peperos que blandían el palo de la banderuela contra Bono.
El PP está estos días mascando "la verdad" que sostienen contra el gobierno. Les falta el bórico y la sentencia del 11M. Qué inventarán para seguir dando la matraca.
Esperan desesperadamente que la suerte de los soldados españoles en misiones exteriores sea nefasta o que ETA se decida de una vez a devolverles la alegría que buscan insistentemente.

Gracchus Babeuf dijo...

Los de la foto son los españoles normales, que dice Rajoy, que siempre han utilizado el asta de las banderas para propinar garrotazos a los rojos y a los amigos de los maricones.

¡Joder, qué tropa!

Maripuchi dijo...

La rubia de la foto tiene cara de poseída. Yo que ella, me haría practicar un exorcismo de inmediato.

Blanca dijo...

No es cuestión de valor o cobardía, Felipe... es cuestión de decencia. Y a estas alturas ya sabemos que la decencia no está en el libro de ruta del PP

Felipe dijo...

Para decir lo que ha dicho, Acebes mejor podría haberse callado. Vaya sujeto.

Españoles normales como los de la foto los hemos visto en todas las manifestaciones del PP. La primera que hicieron frente a la sede de la calle Génova, como acto de desagravio por haberse quedado sin sillón de mando, con el sujeto ese que llevaba una pancarta con el bonito lema "Zapatero al paredón".

Yo creo que además de ser unos indecentes, como se ha demostrado en numerosas ocasiones a lo largo de los últimos años, son unos cobardes de tomo y lomo.

Saludos.

Flashman dijo...

La condena sonaba desproporcionada, pero creo que pocos esperaban la anulación completa.

Muy mala ha tenido que ser la instrucción para que cuatro magistrados contra uno tomaran esa decisión.

Pero supongo que para eso está el Supremo, para corregir a los malos jueces.

Sobre el PP, es que ya aburre... Tanta mentira, tanta patraña... ¿No se dan cuenta de que actuando así hacen bueno al PSOE?

grendel dijo...

"¿No se dan cuenta de que actuando así hacen bueno al PSOE?"

Y más con declaraciones como ésta:



"MADRID.- La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, comparó el jueves, en 'La mirada crítica' de Telecinco, la detención de dos militantes del PP con «un paso en la mala dirección» hacia el totalitarismo y el Holocausto."

Ó esta:

"Cita: [-]
La diputada del Grupo Popular Ana Torme llegó a «agradecer» ayer al PSOE que «en este caso» no utilizara «cal viva» contra los dos militantes de su partido que fueron ilegalmente detenidos por la Policía."

En fin, qué gentecilla...

Anónimo dijo...

Seguro que estamos todos de acuerdo en que no es lo mismo condenar a una persona por agresion que por intento de agresion.
Al igual que se ha cometido una injusticia con los policias quizas tambien se cometio otra con los del pp.
¿Que dice la sentencia sobre eso, dice que hubo agresión?

rosamari dijo...

Lo mejor de todo, que ya es el colmo del despropósito, es que ES EL GOBIERNO EL QUE TIENE QUE PEDIR PERDON.
Hay que se joder (perdón).